.

.

Su susurro.

"Vivir la vida, eso no tiene precio. Quien no haya pasado nunca frío no apreciará el valor de una hoguera. Quien nunca haya llorado no disfrutará de los momentos de risas. Quien no haya pasado hambre no valorará un plato de estofado caliente. Quien no conozca la muerte no sentirá amor por la vida.” – Laura Gallego.

“Tal vez estamos en este mundo para buscar el amor, encontrarlo y perderlo, una y otra vez. Con cada amor, nacemos de nuevo, y con cada amor que termina recogemos una herida nueva. Estoy cubierta de orgullosas cicatrices.” –Isabel Allende.



martes, 6 de marzo de 2018

Exaltación a una mártir


Por fin obtengo tu valiosa respuesta, diosa de lo divino.
¿Cómo hacerte ver lo que yo veo?
Esos ojos, esa boca, esas montañas que me hacen llegar al cielo.
Tan hermosa que me volviste demente.
Similar a una flor floreciendo eres tú despertando los pecados del averno.
Tan hermosa como un ángel.
Tan peligrosa como un demonio.
No me expulses de tu Edén, Eva.
Permite a este devoto disfrutar de su religión.
Tus cicatrices de dolor me vuelven más adicto, más primitivo.
Por lo tanto... no creas que pretendo despojarte de la esencia que te envuelve.
Solo ruego por tu misericordia, mártir.
Ruego por ti.

Reprimenda a un loco


Deberías dejarme ser, pequeño suicida.
Asesino de tranquilidad y salvador de mariposas en el estómago.
Todavía me pregunto qué ves para lanzarte al vacío con tal de revivirme.
Eres un gran loco, de los que deberían permanecer encerrados en los manicomios de amor.
¡Menos mal que dije que no valía la pena!
¡Menos mal que no puedes salvar lo que ya es inalcanzable, demente!
Aléjate ahora que el tiempo corre despacio.
Llámame mártir, como siempre, pero déjame hacerte feliz. Yo a ti. La oscuridad a la luz.
Vive, vive la esencia de la vida y deja a los muertos con la soledad de la muerte.

miércoles, 28 de febrero de 2018

Carta a un valiente

No soy alguien con quien debas compartir una vida, valiente.
Mis ojos ya no buscan los tuyos.
Mi corazón ya no late por ti.
Mi vida no gira a tu alrededor.
Tú no eres el motivo de mi sonrisa.
Yo no soy de nadie, solo mía. Miísima.
No eres más la luz que ilumina mi apagado interior.
No eres por quien lloro todas las noches.
No te amo y nunca lo hice.
Así que déjame ser cobarde, héroe. Deja que proteja lo poco que queda de mí, por favor.
Porque… sé que estás incumpliendo las normas, que me has mirado más de lo debido, que dudas de mí y de nosotros.
Sé que has mostrado esa horrible sonrisa viendo la mía.
Sé que me mandas indirectas que llegan bien directas a mi corazón.
Sé todo lo que eres y todo lo que soy.
No seremos tuyos, ni míos, ni nuestros.
A estas alturas deberías saber lo fatal que se me da mentir, amor.
Permíteme permanecer a tu lado, amarte como nadie nunca lo ha hecho, protegerte de todo aquel que amenaza con destruirte, hacerte llegar al éxtasis gritando mi nombre, iluminarte los días como tú haces con los míos.

Ámate, ámame pero sobre todo… amémonos.

domingo, 25 de febrero de 2018

Carta a una cobarde

Sé que necesitas tiempo para pensar y encontrar una manera de poder enfrentar eso que te impide dar un pequeño pero importantísimo paso.
Sé que ahora mismo estoy incumpliendo las normas de dejar que no pienses en mí pero necesito que sepas esto antes de que sigas estando unos días alejada.
Sé que hoy te he mirado más de lo debido, que apenas podía apartar los ojos de ti. De tu sonrisa.
Sé que me gustaría formar parte de una persona tan única como tú.
Sé que no debía pero me ha sido imposible no prestarte atención cuando hablaban de qué es el romanticismo y de todo aquello que hace horas hablamos.

Ando algo distraído y triste porque no entiendo que es esta sensación de añoranza cuando tus ojos no miran los míos. A veces dudo de mí, a veces dudo de nosotros.

¿De verdad sabes que estoy aquí, a tu lado?

Creo que no, que no escuchas mis indirectas bien directas. Intentas ocultarlo, cobarde, pero te como con los ojos cada vez que sacas esa sonrisa a pasear. Y te comería todos los días de mi vida, de la cabeza a los pies, de los pies a la cabeza...siempre provocando esos escalofríos que tanto te gustan, que tanto nos gustan.

¡Ay, sonrisilla traviesa! Eres mi comida favorita, mi programa de televisión más divertido, la figura que más me excita, el sueño que más me hace volar, el Sol que deshace mis nubes. Lo eres todo y sin ti no habría nada.

Así que permíteme permanecer a tu lado, acompañarte en tus infinitas aventuras, ser tu fiel escudo cuando tus defensas dejen de funcionar. Déjame acompañarte en tu libertad.

Seamos libres, libres tú y yo.

Además...sé que no soy tuyo, ni tú mía pero pensaba que tal vez podríamos...

¿Ser tuyos, míos o nuestros?



miércoles, 15 de febrero de 2017

Darkness

Llevo una mano al pecho y noto mi corazón latir más rápido.

 Una sensación de ahogo me recorre entera y noto como se me nubla la vista por culpa de las lágrimas.

Cuesta respirar, cuesta dejar de temblar.

Intento centrar mi pensamiento en otra cosa pero la sensación de ansiedad no se va.

Duele.

Duele el pecho.

 Siento como si se hubiera establecido una noche perpetua en mi interior.

 Nada importa.

Sólo dolor.

Duele.

Duele.

DUELE.

Hablo pero nadie comprende, nadie escucha.

Sola en el mundo.

Sola en mi cabeza.

Solo mis sentimientos y yo.

Me voy cansada de esperar.

Me voy cansada de cambiar.


Me voy dónde nadie pueda encontrarme.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Los límites.

Lo primero de todo... ¡Hola viejos seguidores! Hace bastante tiempo que no publicaba en el blog pero es cierto que tampoco he sentido la confianza en mi escritura como para seguir publicando, pero he vuelto y con muchas ganas. ¡Espero que os guste este texto inspirado en la protagonista de una novela que me gusta muchísimo!


La rabia le consumía por dentro y amenazaba con hacerla explotar. Respiraba hondo intentando tranquilizarse pero ni la valeriana más poderosa hubiera conseguido calmarla. Estaba, hablando mal, hasta los cojones de tener que guardarse todo lo que pensaba, todo lo que sentía, todo lo que le hacía daño o le molestaba. Pero, claro, ella no podía decirlo si quería seguir estando dónde estaba y por eso lo aguantaba. Porque a pesar de todo era lo más cerca de la felicidad que estaba y sí para llegar a conseguirla tenía que comérselo todo, se lo comería.

 Aunque como todo en la vida, tenía unos límites a los que acababa de llegar.

Quería desahogarse aunque eso implicara hacerse daño a sí misma, era tan insignificante el amor que se sentía que se provocó mucho dolor. No lloró, ni una mísera lágrima de sufrimiento, nada. Sólo repetía el movimiento que hacía a su organismo sangrar, por fuera y por dentro.

De lo que nunca se dio cuenta era que ella nunca había sido feliz, ni lo sería si seguía pensando así.



miércoles, 15 de julio de 2015

¿Amigos?


La decepción y la desconfianza se han convertido en mí pan de cada día. ¿Quién hubiera dicho que yo me convertiría en una persona desconfiada?  Supongo que si soy así es por algo, ¿no? 

Han sido infinitas veces las que me he preguntado el porqué debo confiar en alguien, porque al fin y al cabo siempre me acabo sintiendo una mierda y eso duele todavía más cuando viene de alguien que no te lo esperas. Repites en tu cabeza mil millones de veces por segundo ¿por qué yo, por qué a mí? Sé que no a todo el mundo puedes caerle bien, es lógico, pero lo que no es lógico es que gente que lo era todo para ti lo haga, te traicione, te clave la espada por la espalda y que después niegue su culpa y se excuse echándote la culpa a ti. 
 
Y esos pensamientos me llevan a otra pregunta: ¿De verdad existen amigos? 

Ahora quién quiera que seas y estás leyendo esto pensarás que obviamente sí y sin quererlo aparecerán en tu mente ciertas personas. Admito que puede incluso que tengáis razón, a pesar de que sea algo contradictorio a mí anterior comentario, claro que eso se basa en el concepto de “amistad” que tiene cada uno.

Para mí un amigo es ese que aunque la cagues hasta el fondo estará ahí para apoyarte, es ese que ríe, llora, y pelea contigo, aquel que te cuenta sus cosas privadas y tú a él las tuyas, aquel que sabe que estás a punto de venirte abajo con sólo una mirada, un amigo es esa persona que va a estar a tu lado siempre, no importa el tiempo, el lugar o las circunstancias. 

Eso es lo que yo entiendo por amigo, pero he sufrido tantas decepciones que ya no soy capaz de confiar en alguien que no sea mi hermana o mis padres, ellos al fin y al cabo son siempre los que han estado a mí lado, apoyándome.